En las últimas semanas varios sectores de la política en el país han anunciado que asistirán al referendo como el mecanismo de participación ciudadana idóneo para modificar la Constitución desde las urnas.
 

Con la inscripción del comité promotor del referendo revocatorio del presidente Iván Duque, promovido por el senador Roy Barreras, así como la presentación del primer borrador del referendo uribista para acabar con la Justicia Especial para la Paz, este mecanismo de participación ciudadana se ha consolidado como el preferido por las diferentes vertientes ideológicas del país.

Junto con las iniciativas de Barreras y Uribe, hay dos propuestas de referendo más lideradas por el senador de Cambio Radical, Rodrigo Lara y el representante de la Alianza Verde, León Fredy Muñoz, ambos proyectos dirigidos al mejoramiento de la calidad de vida de los colombianos.

Estos son los principales puntos de los cuatro proyectos de referendos que se han anunciado en el país en las últimas semanas.

Refrendo revocatorio

 

El primero en poner en marcha su proyecto de referendo fue el senador, Roy Barreras, que semanas atrás radicó el comité promotor de la iniciativa de participación ciudadana ante la Registraduría.

Aunque la propuesta de referendo que presentó el senador Roy Barreras tienen varios puntos, sin duda el principal es la revocatoria que él asegura se pueda dar para sacar de la Presidencia de la República a Iván Duque.

La iniciativa incluye cinco puntos. Primero, la revocatoria presidencial; segundo, la renta básica universal; tercero, matrícula cero para los estudiantes de universidades públicas, cuarto, mínimo vital pensional para todos los colombianos y quinto, la implementación del Acuerdo de Paz por un periodo presidencial más.

Eliminar a la JEP

 

Por su parte, el Centro Democrático puso en conocimiento el borrador del proyecto de revocatoria impulsado por el exsenador, Álvaro Uribe, para eliminar a la JEP.

En el primer borrador de referendo, Uribe propone que las personas responsables de delitos de lesa humanidad no tengan la posibilidad de ser miembros del Congreso, ni de corporación alguna de elección popular, ni que puedan ser elegidos para cargos unipersonales.

Así mismo, la propuesta del uribismo propone una austeridad en el funcionamiento estatal para mayor inversión social, congelando durante seis años los egresos estatales de nómina, directa o indirecta, y el funcionamiento en los diferentes niveles del Estado. Además de la disminución del número de congresistas y reducción gradual del salario de los legisladores en un 30%, el cual no podrá subir ni por inflación, durante seis años.

Referendo social demócrata

Por su parte, el senador de Cambio Radical, Rodrigo Lara, también presentó su propuesta para reformar la Constitución, al cual denominó como Referendo social demócrata.

En su propuesta, Lara plantea cinco puntos: la creación de una renta básica para los sectores más desfavorecidos, la extensión del subsidio a la nómina de las microempresas y definición de un marco tributario progresivo que favorezca a la micro y pequeña empresa, la creación de un programa público excepcional de empleo para quienes hayan perdido su trabajo y no se beneficien con la renta básica, el fortalecimiento de la Universidad Pública y alivios a los deudores del Icetex y la prohibición de las sesiones virtuales del Congreso y reducción del salario de los congresistas.

El referendo ‘verde’

Una cuarta iniciativa de referendo proviene del representante a la Cámara por la Alianza Verde, León Fredy Muñoz, quien plantea llevar a ese mecanismo de consulta popular: la renta básica, la cual sería equivalente a un salario mínimo para poblaciones vulnerables para garantizar un ingreso mínimo para cubrir las necesidades básicas; el mínimo vital de internet para estratos 1, 2 y 3 de zonas urbanas, en resguardos indígenas y territorios colectivos de comunidades negras de acuerdo con la unidad de estratificación rural y la reducción de la jornada laboral de 48 a 36 horas semanales, manteniendo las garantías de los trabajadores y así generar un nuevo turno de trabajo y reducir el desempleo.