19 de Agosto de 2020 / Semana / 

Un informe secreto, revelado por Semana en Vivo, advierte que el Ejército conocía que había niños y niñas en el lugar en el que realizó el bombardeo en Caquetá. Estos son los detalles de esa investigación.

Se ha comenzado a saber la verdad de uno de las operaciones del Ejército más cuestionada en tiempos recientes. Un informe de inteligencia secreto, que fue publicado en Semana en Vivo, el programa de la periodista María Jimena Duzán revela que los militares sabían que había niños en el campamento de un GAO residual que fue bombardeado en Caquetá el 29 de agosto de 2019, donde fue abatido alias Gildardo Cucho. En esa operación, también murieron ocho niños.

Así lo revela una investigación hecha por DeJusticia y Cuestión Publica, según la cual existía un conocimiento previo al bombardeo, por parte de las Fuerzas Militares, de la presencia de menores de edad en la operación contra alias Cucho, ordenada por el presidente Iván Duque.

La muerte de los menores de edad fue denunciada en su momento por el senador Roy Barreras durante el debate de moción de censura contra el entonces ministro de Defensa, Guillermo Botero, en noviembre del año pasado. Para el congresista, la operación podría considerarse un crimen de guerra.

En ese momento, el senador Barreras dijo que, si bien el ministro informó sobre la muerte de “14 delincuentes”, le “ocultó” al país que varios eran menores de entre 12 y 17 años, esto basado en un documento oficial de Medicina Legal que permitió esclarecer la edad de las víctimas.

La revelación generó un debate sobre la responsabilidad de Botero en ese hecho y si sabía de antemano, o no, que en el sitio del bombardeo había niños, como él mismo aseguró.