La mayoría de sectores políticos apoyaron su reconocimiento; mientras uribistas pidieron justicia.

Álvaro Gómez Hurtado asesinato

El líder conservador Álvaro Gómez fue asesinado en Bogotá el 2 de noviembre de 1995.

Toda una polémica se formó en la Comisión Primera del Senado tras la confesión del senador por el partido Farc Carlos Antonio Lozada de haber ejecutado el operativo que terminó con la muerte del líder conservador Álvaro Gómez, en noviembre de 1995.

Aunque hubo una mayoría de sectores políticos que apoyaron el reconocimiento de responsabilidad por parte de Lozada, senadores uribistas reclamaron que la justicia actúe sobre este crimen y que los responsables del hecho paguen por su responsabilidad.

El primero en poner el tema fue el senador por ‘la U’ Roy Barreras, quien dijo que esta confesión del excombatiente fue “ver el rostro de la guerra” y recordó algunos personajes de la historia de Colombia que han protagonizado sucesos similares.

“Es la primera vez en la historia de Colombia que se aclara un magnicidio”, afirmó Barreras, quien le dijo a Lozada: “Usted ha hecho lo correcto al decirle la verdad a Colombia”.

Esta posición fue respaldada por el senador liberal Luis Fernando Velasco, quien afirmó que, tal y como se lo dijo personalmente a Lozada, se necesitaba “más valor para dejar las armas que para tomarlas”.

“Lo que ha hecho Julián (Lozada) es algo que, de verdad, debemos valorar”, afirmó Velasco.

En el mismo sentido se pronunció el senador por Cambio Radical Germán Varón, quien afirmó que “el hecho de que alguien reconozca una verdad, como lo han hecho los miembros de las Farc, aporta”.

“Llegará el momento en que las circunstancias de modo, tiempo y lugar permitan que se le dé mayor certeza a la opinión pública y al país sobre la forma en que sucedieron esos trágicos hechos”, afirmó Varón, quien reconoció el “gesto” de Lozada.

Desde el uribismo, que ha sido crítico de varios aspectos del acuerdo de paz, la senadora Paloma Valencia afirmó que las Farc “nos tienen que explicar el vínculo que tenían con el régimen que en ese momento estaba atacando el doctor Gómez, porque es evidente que ese crimen, a quien favorecía, era al régimen que gobernaba a Colombia”.

“Nos tienen que explicar el vínculo que tienen con los carteles de Cali y del norte del Valle (…) y cómo se ponían de acuerdo para asesinar colombianos”, reclamó la senadora por el Centro Democrático.

Carlos Antonio Lozada

Carlos Antonio Lozada, senador por el partido de la exguerrilla de las Farc.

Foto: 

EL TIEMPO

La congresista dijo que el crimen de Álvaro Gómez cada vez se parecía más a la toma del Palacio de Justicia, en la que, según ella, se vino a saber después que Pablo Escobar se unió al M-19, y afirmó que las versiones de las Farc sobre la muerte de Gómez “no pueden ser simplemente confesiones para sepultar” las investigaciones que se han venido desarrollando en la justicia ordinaria.

“No me parece aceptable que ahora vengan a decir que son valientes los asesinos. No senadores. En Colombia los asesinos nunca han sido valientes”, afirmó Paloma.