Los senadores Rodrigo Lara, Roy Barreras, Luis Fernando Velasco y Temístocles Ortega han decidido unirse para impulsar un grupo que defienda las tesis de la socialdemocracia. ¿A qué le apuestan en el Congreso?

Desde hace tiempo los partidos políticos perdieron su identidad. Cada día en las colectividades confluyen todo tipo de vertientes y de hecho las divisiones entre las corrientes radicales y moderadas son la regla. Ahora un grupo de senadores ha decidido crear la llamada bancada de “los socialdemócratas” en el Congreso y ya tienen un plan para la presente legislatura. ¿Cuál es la estrategia?

Se trata de diez congresistas hoy políticamente cercanos, con varias coincidencias: los une la defensa del acuerdo de paz con las Farc, ejercen la oposición al presidente Duque en la mayoría de las ocasiones y buscan apartarse de los extremismos de la izquierda y la derecha.

Los principales líderes son los senadores Rodrigo Lara (Cambio Radical), Roy Barreras (La U), Luis Fernando Velasco (Partido Liberal) y Temístocles Ortega (Cambio Radical). Darán su primera batalla en el debate de control político al ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, por cuenta del préstamo de 370 millones de dólares del Gobierno para salvar a la aerolínea Avianca.

Si las explicaciones de Carrasquilla no resultan satisfactorias, anunciaron que impulsarán una moción de censura en su contra. La idea es que el ejercicio sea similar al que Barreras promovió contra el entonces ministro de Defensa Guillermo Botero por la muerte de unos niños en un bombardeo en el Caquetá. Una acción que a la postre terminó con la renuncia del alto funcionario en noviembre pasado.

Pero “los socialdemócratas” se pueden estrellar de frente con la coalición del presidente Iván Duque en el Congreso, que cada vez actúa más alineada en Senado y Cámara con los proyectos de la Casa de Nariño.

Quienes conforman esta bancada son conocidos como rebeldes y no se sienten a gusto en sus partidos. En la plenaria del Senado, ni Barreras ni Lara, por ejemplo, estuvieron de acuerdo con la elección de Margarita Cabello a la Procuraduría. En el caso de Velasco, lanzó una andanada pública contra el expresidente César Gaviria horas antes de que lo reeligieran como jefe máximo del Partido en la Convención Liberal. Le dijo que la esencia del liberalismo estaba perdida y que la derecha se quería apropiar de esos ideales.

Por la ley de bancadas o la que impide el transfuguismo, ninguno puede cambiarse de partido de la noche a la mañana y en ocasiones se enfrentan a riesgos jurídicos cuando se desmarcan de lo que deciden sus colegas. Pero más allá de las reglas de la política, buscan abrirle campo a una nueva tendencia política de cara a lo que viene en 2022. “Estamos trabajando ideología en un país en donde la política es totalmente terrenal, mecánica y material. Estamos desarrollando una causa y una gran bandera porque creemos que el liberalismo socialdemócrata es en sí una ideología que tiene una matriz liberal y un propósito. Es usar el Estado y el poder público para lograr una sociedad de verdad mucho más equitativa”, explica Lara.

 

Barreras añade que buscarán defender los derechos de las víctimas; la seguridad jurídica para los inversionistas, la libre empresa y la propiedad privada, todo ello con una filosofía de centro en un país polarizado. En sus palabras, es una bancada de origen “demoliberal”.

Habrá que ver en la práctica hasta dónde llegan en un Congreso muy cercano al presidente Duque. Lo más probable es que los pronunciamientos de “los socialdemócratas” tengan incidencia en la opinión pública, pero ningún efecto en el trámite de las iniciativas, dada la mecánica del voto en el Legislativo y las mayorías que ha logrado el Gobierno.