Para esta semana estaba programado un debate de control político impulsado por Roy Barreras (de la U), sin embargo, fue pospuesto para el 13 de octubre para que se pueda citar de forma presencial. La moción de censura, citada por Jorge Robledo (Polo), se programó para el 21 del mes, pero por acuerdo entre ambos senadores se unieron ambas agendas para que el ministro responda.

El ministro tendrá que responder por el supuesto permiso que le dio el Congreso para que uniformados de EE. UU. estén en el país y por las masacres registradas.

Después de reclamar porque dilataron la fecha de moción de censura contra el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, para el 21 de octubre, el senador Jorge Robledo, del Polo Democrático, acordó junto a su colega de la U, Roy Barreras, y el presidente Arturo Char unificar las agendas con relación a Trujillo para que la proposición de la oposición no se extendiera más y no perdiera vigencia, teniendo en cuenta que, a principios de septiembre, hicieron la solicitud de moción.

“Acordamos unificar los dos debates al ministro de Defensa para el próximo martes 13 de octubre. [Ese día haremos] el debate de control político que había planteado el senador Roy Barreras y el de la moción de censura que habíamos planteado la bancada de la oposición”, comentó Robledo.

Ambas proposiciones fueron radicadas con un objeto distinto y casi al mismo tiempo. El debate de control político con vocación de moción de censura, agendado en principio para el 29 de septiembre, fue citado por el senador de la U para que el jefe de la cartera de defensa respondiera por las masacres presentadas en agosto. La fecha se movió por petición de Barreras al exigir que el debate se hiciera de forma presencial y no virtual, quedando establecido para el 13 de octubre.

El senador Robledo junto a otros 11 congresistas de la oposición radicaron una proposición de moción de censura contra el ministro al considerar que este le mintió al país y al Congreso al afirmar que el Gobierno obtuvo permiso para la presencia de uniformados estadounidenses en Colombia, cuando desde el Ejecutivo confundieron una carta del entonces presidente Lidio García en el que informa que varios parlamentarios le señalaron que no veían problema alguno la permanencia de los soldados en cuanto su función se ciña a la de asesorar en temas de lucha contra el narcotráfico.

Esto no significó que el Senado haya votado si permitía o no la actividad de los militares extranjeros en el país. “Seguro que vamos a demostrar hasta la saciedad que el ministro es indigno de ese cargo porque le ha mentido la país, ha engañado a los colombiano y ha violado la ley que tanto juró cumplir. Tanto en los asuntos de las tropas norteamericanas en Colombia, como en la orden que le dio la Corte Suprema de Justicia de pedirle perdón al país”, dijo Robledo, señalando que el tema de la semana pasada no se dejará de lado para reclamarle a Trujillo.

Aunque quedan dos semana para este debate-moción, días suficientes en los que el ministro puede acercarse a los partidos para pedir respaldo, Trujillo no puede eludir que su figura en el despacho se ha deteriorado cada vez más para la oposición. Este miércoles, está citado a un debate de control político para que responda por el aumento en los asesinatos a líderes sociales y excombatientes. Junto a él, también se citó a la ministra del Interior, Alicia Arango.

Así mismo, en la Mesa Directiva de la Cámara reposa una proposición de moción de censura contra Trujillo por evadir la orden que le dictó la Corte Suprema de Justicia de pedirle perdón al país, especialmente a las víctimas y sus familias, por los excesos de la Fuerza Pública en el marco del paro nacional de 2019.