La idea es que paramilitares que se retiraron y fueron expulsados de Justicia y Paz sean escuchados en la JEP y la Comisión de la Verdad, y cuenten lo que saben en calidad de testigos comparecientes.

 
 
 
 
Jorge 40, Mancuso

A Salvatore Mancuso, uno de los más poderosos exjefes paramilitares extraditados a Estados Unidos, le faltan más de 75.000 crímenes por esclarecer y que fueron ordenados durante su sanguinario paso por las AUC. Y es hora, según el senador Roy Barreras, de conocer su verdad de una vez por todas.

Por esto, este martes la Comisión Primera del Senado votará un proyecto de ley que pretenderá que los paramilitares extraditados, expulsados y quienes salieron en su momento de Justicia y Paz, retornen a la justicia transicional y con sus testimonios acaben de una vez por todas con la incertidumbre de centenares de víctimas en Colombia.

Dentro del proyecto está contemplada la revisión por única vez de la readmisión de los exparas que solicitaron voluntariamente el retiro de Justicia y Paz y que han contribuido con la verdad y la justicia. Además, “se incluyeron disposiciones en relación a los exparamilitares que fueron extraditados para que estos contribuyan a la construcción de la verdad”, informó a SEMANA el senador Antonio Sanguino, de la Alianza Verde.

Y agregó que se radicó este proyecto al no ser conveniente ni operativo ampliar la cobertura de la JEP a exintegrantes de las AUC que participaron y participan del proceso de Justicia y Paz.

Por su parte, el senador Roy Barreras informó “que los 200 mil familiares de desaparecidos y los 9 millones de víctimas de desplazamientos forzados y masacres tienen derecho a saber quiénes fueron los cómplices políticos de ‘Mancuso’ y los poderes económicos que se beneficiaron de sus actividades criminales”.

Y es que hay exintegrantes de las AUC que vienen exigiendo la posibilidad de ir hasta la Justicia Especial para la Paz y a la Comisión de la Verdad para contar lo que saben. Y ahí fue que se pensó en un proyecto que ley que no los vinculará directamente a la JEP, sino que les permitirá acudir en calidad de testigos comparecientes.

“Si dicen la verdad, nueva y esclarecedora, podrán regresar a Justicia y Paz para que les apliquen los beneficios de su jurisdicción transicional”, aclaró Barreras.

Sin embargo, la calidad y veracidad de información que brinden tendrá dos blindajes: la Fiscalía General de la Nación y la JEP.

“La mitad de la verdad de 30 años de guerra está por conocerse. Les pedimos a las FARC, con toda la razón, que digan toda la verdad, pero con la misma fuerza les estamos exigiendo a los paramilitares”.

El proyecto también beneficiaría a ‘Jorge 40’, quien no fue admitido en la Justicia Especial para la Paz, tras haber sido expulsado de Justicia y Paz, y quien tendría intenciones de esclarecer varios de sus crímenes.

Roy Barreras dejó claro que la ley no buscaría ajustar cuentas con nadie, sino el esclarecimiento, la verdad y la no repetición. “No busca un castigo contra nadie, pero sí desmontar los aparatos de poder políticos, económicos y militares que todavía persisten en las regiones”.

El problema para el proyecto es el tiempo. Aunque desde hace cuatro meses fue radicado, apenas este martes lo votarán en la Comisión Primera del Senado. Si corre con suerte, pasaría a plenaria del Senado y en el primer trimestre de 2021 quedaría casi listo para votarlo en las dos plenarias.